Compartir

El Hestia Menorca sigue mostrando su clara progresión y que se encuentra en el mejor momento de la temporada. Consiguió un holgado 90-74 ante el Oviedo Baloncesto basado en un juego equilibrado, siendo fuertes mentalmente en los momentos en los que los asturianos apretaron, para hacerse acreedores de la segunda victoria consecutiva, sexta de la temporada, y que fue celebrada por todo lo alto en lo que es una comunión de equipo y afición.

En el plano individual cabe destacar a Clevin Hannah, espectacular de nuevo, dirigiendo, dando calma en los momentos que hacía falta y echándose el equipo a sus espaldas en labores ofensivas. 23 puntos y 24 créditos de valoración fueron su tarjeta de presentación.

Pero el MVP, de nuevo, fue un Víctor Arteaga que está justificando con hechos el porqué fue fichado, dobles figuras de nuevo, 17 puntos y 11 rebotes que le sirvieron para obtener hasta 27 créditos de valoración.

Pero es que hay más jugadores a destacar, un gran Oliver Stevic, 16 puntos, Eric Demers que fue clave en la segunda mitad, y Tom Digbeu, que mostró buenas maneras en diversas fases del encuentro.

Empezaba bien el Hestia Menorca, resistiendo las intentonas asturianas y obteniendo petróleo en el interior con Stevic y Arteaga dando las primeras rentas, 6-2. El partido se convertía en un intercambio de acciones del que salía beneficiado el equipo de Javi Zamora gracias al acierto de Hannay y la producción interior liderada por Stevic y cerrada con un 2+1 de Digbeu, 18-14. Un robo de Alderete finalizado con un mate obligaba a Javi Rodríguez a pedir tiempo muerto con el electrónico señalando un 20-14. Los triples de Horton y Pérez parecían parar la progresión local pero Stevic otra vez y un 2+1 de Hannah cerraban el primer acto con un 27-20.

Salió mejor el  equipo visitante en el segundo período, elevó su nivel defensivo y abrió el cuarto con un 2-11 tras triples de Stuckman y Horton que le daban la vuelta al marcador, 29-31. Obligado tiempo muerto de Javi Zamora para desatascar el ataque menorquín. No se encontraba cómodo, la pintura asturiana le ganaba la partida y Horton seguía haciendo daño desde el 6.75, 2 aciertos más que disparaban el marcador, 29-37, un parcial de 2-17 que cortaría Hannah, dando aire al Hestia Menorca, 32-37. El equipo superó su primer mal momento, Hannah había encendido la mecha y Arteaga se encargaba de rematar un 9-0 que ponía a los menorquines por delante, 38-37. El parcial aumentaría a un 14-0 liderado desde una buena defensa y recuperando la clarividencia ofensiva, para llevar el partido al descanso con un 43-39.

Los de Javi Zamora mantuvieron el control del marcador en los albores del tercer acto, el triple de Hannah y los puntos de Arteaga, Digbeu y Stevic disparaban el botín hasta los 9 puntos, 52-43. El Oviedo Baloncesto siguió empeñado en reducir distancias y punto a punto, desde el triple, se puso a 2 puntos, 59-57. El Hestia Menorca encontraba a Demers como resistencia ofensiva para mantenerse a flote, 63-59. Alderete y Hannah en los instantes finales del cuarto volverían a estirar la renta hasta los 6 puntos para entrar en los 10 minutos finales.

Diez minutos finales en los que se debía mantener el nivel de competitividad y la salida no pudo resultar mejor, 9-3 de parcial para superar la barrera de los 10 puntos gracias al triple de Molins, 77-65, y obligando al técnico visitante a parar el partido. Ya no hubo más partido, más allá de la fiesta menorquina, con una grada entregada que fue parte fundamental de la segunda victoria consecutiva, sexta de la temporada.

Estadística Oficial del Partido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *