Hestia menorcaStevic, junto a Arteaga, se salvaron del mal partido menorquín. Foto: Hestia Menorca
Compartir

El Cáceres muestra lo duro que puede ser el tramo final de la competición

Una derrota de las que duelen, 63-56, ante un rival directo y en un partido espeso de un Hestia Menorca que acusó en exceso su pésimo porcentaje desde el triple, 3/25, “liderada” por Demers, 0/13. Pero es una derrota que, de momento, no compromete seriamente la situación clasificatoria, manteniéndose con 3 victorias de colchón con la zona de descenso, pero que debe servir como toque de atención para futuros compromisos.

Los rivales de la zona baja son ahora más peligroso y cualquier atisbo de relajación del equipo en futuros compromisos si puede resultar letal para mantener la tranquilidad clasificatoria y no meterse en problemas. El Cáceres les mostró a los menorquines que queda aún trabajo por hacer y que la permanencia se deberá sudar.

Fue, como decíamos, un partido espeso, pero muy igualado hasta el inicio del último cuarto. Fue en esos momentos cuando el equipo local abrió brecha, +12. La reacción final menorquina resultó insuficiente ante un Cáceres que, pese a mantener una situación dramática en la clasificación, coge aire y sigue soñando con la permanencia.

Dentro del mal partido del equipo de Javi Zamora se salvaron dos hombres de la pintura, casi la única vía por la que conseguían hacer daño ante el mal día exterior. Arteaga con dobles figuras, 14 puntos y 14 rebotes, y Stevic, 19 puntos y 7 rebotes-

Los primeros minutos fueron un constante intercambio de acciones acaparados casi exclusivamente por Stevic, 8 de los 10 primeros puntos de los menorquines, y el local Nuga. Ambos lideraba a sus equipos en ataque con un marcador que era de empate a 12. Atienza se puso el equipo a sus espaldas para marcar una diferencia de 6 puntos que se quedarían en 4 al finalizar el primer período, 18-14, tras el décimo punto de un inspirado Stevic.

Las defensas liderarían el inicio del segundo acto, tres minutos de sequía eran rotos por ¿Quién si no?, Stevic. Arteaga se sumaba en labores ofensivas y el marcador seguía marcado por la máxima igualdad, 23-22 justo a 5 minutos del descanso. Era un tramo de partido eminentemente defensivo del que sacó petróleo el equipo de Javi Zamora con un triple final de Tamayo que dejaba el electrónico en un 29-30.

El guion en visto en el segundo cuarto se repitió en el tercero. El Hestia Menorca mantenía su nivel defensivo, ahogando el juego de un Cáceres que anotaría solo 4 puntos en casi 6 minutos de juego. Pese a ello la diferencia no se estiró más allá de los 5 puntos, 33-38. Los locales reaccionaron y le dieron la vuelta al partido con un 8-0 que llevaba el partido a su cuarto decisivo con un 41-38.

El equipo menorquín había entrado en una crisis en su juego ofensivo y acusaba en exceso el pobre acierto exterior. De ello seguía sacando provecho un Cáceres que abría brecha, 50-40, amenazando con encarrilar el triunfo. Tres puntos consecutivos de Stevic fueron un espejismo ante un equipo que veía como su mala racha estaba muy cerca de cortarse, el 56-44 a 5 minutos del final hacía casi imposible la remontada teniendo en cuenta la dinámica en la que se encontraban los de Zamora. Pero el equipo lanzó una última intentona, Hannah rompía el pésimo porcentaje desde el 6.75 y cerraba un 0-7 que obligaba al banquillo local a pedir tiempo muerto con 56-51 y más de 2 minutos por jugar. Demmers pudo reducir a 2 la distancia pero falló su enésimo triple y el Cáceres supo gestionar las últimas posesiones para cerrar una victoria que le da aire y que mantiene al Hestia Menorca con un colchón de tres victorias con la zona de descenso.

Estadística Oficial del Partido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *