Compartir

El Avarca Menorca ha cerrado el  2023 con una nueva victoria, 2-3, ante el Haro Rioja, un triunfo trabajado, si, pero que confirma al equipo de Ciutadella como líder de la máxima categoría del Volei femenino y que permite soñar con algo grande esta temporada.

A día de hoy no sabemos como acabará la liga, pero lo que nadie puede negar al equipo de Bep Llorens es el brillante arranque de competición que le ha llevado a proclamarse campeón de invierno además de realizar un gran papel en la competición europea a la que accedió tras acabar en tercera posición de la competición doméstica la pasada temporada.

La tarjeta de presentación de las menorquinas es más que solvente, 10 victorias, solo 2 derrotas, 31 sets a favor y 14 en contra, un balance que le otorga 29 puntos en la tabla clasificatoria.

Pero la trayectoria del Club Voleibol Ciutadella merece ser analizada con mayor amplitud, un club que se ha sabido adaptar a cada situación que se le ha presentado desde que milita en la máxima categoría nacional. Su época dorada, bajo la nomenclatura de Valeriano Allés Menorca, le llevó a alzar dos títulos de liga, las temporadas 2010/2011 y 2011/2012, pero es que venía de llevarse el subcampeonato liguero la temporada 2009/2010.

Cuando la economía no permitía grandes alardes, desde las entrañas del club se supo hacer encaje de bolillos para mantenerse en una categoría de la que, por méritos propios, ya se ha convertido en un clásico.

En las últimas temporadas el equipo vuelve a transitar por la parte media-alta de la clasificación y, de hecho, no baja de la quinta posición desde la temporada 2016/2017 que acabó sexto.

Con trabajo, sensatez y los pies en el suelo el Avarca Menorca vuelve a ser un grande del Volei femenino español y quizás, no es suficientemente valorada una trayectoria digna de ser reconocida. No es fácil mantenerse tantos años en la máxima categoría, más difícil es aún luchar por títulos, y no menos difícil es saber gestionar malas épocas a nivel económico para no ya solo no desaparecer, como les ha pasado a otros clubs, si no que también conseguir no perder una categoría que es un lujo para el deporte menorquín. El Club Voleibol Ciutadella puede considerarse con orgullo como el mejor equipo que ha dado el deporte menorquín.

El trabajo, la constancia y la ilusión que se desprende desde las entrañas del Pavelló Municipal d’Esports de Ciutadella deben ser un espejo en el que mirarse, un ejemplo a seguir, muy por encima de que las de Bep Llorens acaben o no en lo más alto de la clasificación. El mérito es increíble y debemos disfrutar de un equipo que está ilusionando, no solo a Ciutadella, si no a toda una isla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *