Foto: Jaume Fiol
Compartir

Nueva jornada de la LEB Oro, en la que Hestia Menorca y Tizona Burgos reeditarán la final de Copa de la pasada temporada, un duelo entre viejos conocidos pero que en esta ocasión se produce en una categoría superior.

El equipo de Javi Zamora llega a la cita tras romper su racha de derrotas en Oviedo y con la autoconfianza recuperada. La eclosión de jugadores como Grandison o la clara progresión de Arteaga tras superar sus problemas de espalda invitan al optimismo ante una cita en la que los menorquines se proponen hacer el mejor regalo de Navidad a su afición, una victoria que confirme su mejoría.

Además debutará la reciente incorporación, el experimentado pívot Oliver Stevic. Por contra, Javi Zamora contará con la baja de Tom Digbeu, que arrastra molestias en su rodilla, por lo que no se quiere arriesgar ante una posible lesión.

En frente se encontrarán un equipo que ha debutado en la categoría con buen pie,  8 victorias y 4 derrotas adornan su tarjeta de presentación en el estreno en la LEB Oro.

El equipo de Diego Ocampo se caracteriza por su baloncesto alegre, basado en un juego rápido y aprovechando las transiciones por lo que el Hestia Menorca deberá llevar el partido a su terreno para tratar de competir de tú a tú a su rival.

Joseph Crespo es su mayor amenaza, el jugador burgalés tiene una gran mano desde el 6.75, rozando el 50% de acierto y promediando 12 puntos y 12 créditos de valoración. Otro hombre que no le anda a la zaga es Dídac Cuevas, un base que anota, asiste y dirige con maestría al equipo.

Jugadores como Arnau Parrado, Gerard Jofresa, Ramón Vila o Abdou Thiam complementan la columna vertebral de un equipo que anota con mucha facilidad y que en la última jornada se fue hasta los 119 puntos en su partido ante el Fuenlabrada.

El partido se jugará este domingo a las 12 del mediodía en el Pavelló Menorca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *