Basquet Copa LEB Hestia Menorca-Tizona
Compartir

Los burgaleses demostraron ser un equipazo pero los de Javi Zamora batallaron hasta el final con un encomiable último cuarto

La Copa se fue para Burgos, y lo hizo de manera justa tras vencer 76-90, una victoria gestada en los tres primeros cuartos en los que llegó a dominar por hasta 25 puntos, pero el Hestia Menorca apeló a la épica y en un gran final del tercer cuarto y buena parte del último, con Molins, Varela y Alderete como guías, redujo distancias hasta los 7 puntos, espoleados por una enorme afición, más de cuatro mil personas.

Pero es que el Tizona mostró, durante casi todo el partido, porqué es el máximo candidato al ascenso, una malgama de recursos que impresiona, con 10 de los 11 jugadores que tuvieron minutos anotando, liderados por Cremo, que acabó con 22 puntos y fue el MVP de la final.

Por parte menorquina destacó, por encima de todo, el “tridente” Molins-Varela-Alderete, 22, 20 y 13 puntos respectivamente, además de la raza que sacó el equipo en el último tramo del partido, creyendo en una remontada imposible.

Energia Menorca 800x200

El partido empezó con el triple de Tomaic pero con un Tizona mostrando sus credenciales, defensa a toda pista, provocando cuatro pérdidas de balón menorquina en cuatro minutos y Javi Zamora parando el partido, 5-8. Los menorquines seguían mostrando dificultades en su juego ofensivo y el Tizona endosaba un parcial de 2-10 que ampliaba la ventaja burgalesa hasta los 10 puntos, 9-19, con Cremo como principal referente ofensivo. Un 2+1 de Alderete cortaba la mala racha y, unido a un espectacular mate de Yomi y un triple de Longarela, se redujo distancias para cerrar el primer período con un 18-23 en el marcador.

Pero en esencia, el partido seguía dominado por el líder de la Conferencia Oeste, un Tizona enorme en defensa que salía en el segundo acto con un 0-7 que disparaba la diferencia, +12 y nuevo tiempo muerto de Zamora, a 7 minutos del descanso. La sequía aún duraría dos minutos más y para entonces los visitantes ya se veían con 14 puntos de renta. El Hestia Menorca no se encontraba cómodo, no encontraba sus interiores y solo anotaba a cuentagotas, Molins, Tomaic y Alderete encontraban aro, pero era insuficiente para que el partido se empezara a escapar y Bintaufa bajara decibelios, 24-44 tras sendas acciones de Kieli. Varela minimizó daños pero al descanso un claro 31-46 en el marcador.

Nada nuevo bajo el sol en la reanudación, Alonso Ruiz y Bartolussi abrían el cuarto con dos triples que ponían la máxima ventaja en el marcador, 33-54. Alderete ejercía de salvavidas para, por momentos, contener al Tizona, que llegó a ganar de 23 puntos en el ecuador del tercer cuarto, apareció Varela, con cinco puntos consecutivos, que devolvían cierta ilusión a las gradas, 43-59, pero fue puro espejismo, el electrónico se volvió a estirar para llegara un +25, que se quedaría en un +20 al entrar en el último parcial, 48-68.

La salida del cuarto final fue ilusionante,  Longarela con un triple y Varela cerraban un parcial de 10-2 arrastrado del tramo final del cuarto anterior y un posterior 7-0 con Alderete y Molins como protagonistas obligaban al técnico visitante a parar el partido con un 60-73 en el marcador, seis minutos por jugar y el “factor Bintaufa” apretando desde las gradas, eran los mejores minutos de los menorquines, liderados por Molins, Alderete y Varela, gestados desde una defensa espectacular y con más de 4000 almas echando el resto,  cinco puntos consecutivos de Miskovic le llevaban la emoción al partido, 70-77, con Alderete y Tomaic ya eliminados por faltas. El milagro no fue posible, el Tizona supo gestionar su mal momento y no le tembló el pulso desde el tiro libre para acabar llevándose el partido, 76-90, y el título de Copa.

Informa: Xus Rotger
Reportaje gráfico: Jaume Fiol

Estadística Oficial del Partido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *