Basquet LEB Oro Hestia Menorca- CantabriaFoto: Jaume Fiol
Compartir

Tras el descanso una gran defensa y Hannah desde el triple sentencian el partido

Triunfo capital del Hestia Menorca, 84-68, ante un rival directo, el Alega Cantabria, en una segunda parte imperial de todo el equipo y en la que Hannah volvió a liderar una remontada que parecía difícil.

Y es que nada tuvo que ver la primera mitad con la segunda, los cántabros dominaron los primeros 20 minutos, con un buen Agustí Sans, pero es que el trio arbitral, especialmente Sandra Sánchez, con una muy discutida actuación, sacó de sus casillas no solo a las más de 3000 personas presentes en las gradas, si no al equipo, especialmente a Clevin Hannah. Pese a ello el equipo llegó vivo al descanso y todo cambió a partir de ese momento.

Una defensa zonal sencillamente espectacular, un Clevin Hannah reseteado, 6/8 en triples,  y el resto del equipo remando en la misma dirección para conseguir una victoria que deja a los menorquines muy cerca de de la salvación.

Clevin Hannah, con 25 puntos, Víctor Arteaga, 14 puntos y 8 rebotes, y Oliver Stevic 11 puntos y 11 rebotes, fueron los mejores jugadores del equipo de Javi Zamora. Buen partido también del menorquín Agustí Sans, acabando con 18 puntos. El mejor del Alega Cantabria fue Milovanovic, 13 puntos y 9 rebotes.

No empezaba bien el partido para los intereses menorquines, el Cantabria abría hueco liderado por Agustí Sans en su juego ofensivo, 8 de los 12 primeros puntos fueron suyos, y con un buen trabajo defensivo. Zamora se veía obligado a parar el partido tras el segundo triple de Sans que ponía el 3-12. El tiempo muerto no acabó de mejorar la situación ya que los visitantes se mantenían con ventajas en torno a los 10 puntos y, por si fuera poco la actuación arbitrar desesperó a los menorquines. Emergió Álvaro Sanz para minimizar daños y liderando un parcial de 9-2 que llevaba el partido al segundo acto con un 18-23.

Los problemas se acumulaban y Hannah cometía la tercera falta en el inicio del tercer cuarto. Fue una mezcla que permitió al Cantabria recuperar terreno, 22-33 tras triple de Klavzar y nuevo tiempo muerto de Javi Zamora. El “mago” Pol inició un nuevo intento de remontada, un 2+1 y una asistencia estrechaban margen, 28-35, para poner Alderete el 30-35 con los mejores minutos defensivos del Hestia Menorca. La diferencia se reduciría hasta los 4  puntos pero el criterio arbitral, especialmente de Sandra Sánchez, volvía a poner trabas en forma de faltas extrañas y un nuevo menorquín con 3, Molins. Ello dio oxígeno a los cántabros que se fueron al descanso con un botín de 8 puntos, 33-41.

Arteaga en la pintura y Alderete desde el triple estrenaban con buen pie el tercer acto, 38-41 y la defensa echaba el resto para intentar darle la vuelta al electrónico. Hannah entraba en el partido estrechando aun más el margen, 41-43, y Arteaga igualaba el partido a 43 elevando los decibelios en Bintaufa. Era otro partido, los protagonistas eran, por fin, los jugadores y de ello supo sacar provecho el equipo de Javi Zamora que encontró tres triples más de Hannah para ponerse por delante, 55-49. La defensa era de manual y allí donde no llegaba un jugador menorquín, empujaban las 3000 almas del Pavelló Menorca para llevar el partido al cuarto final con un 62-52.

La tónica no varió en el inicio del cuarto decisivo, el Hestia Menorca estaba en estado de gracia, Hannah mostraba de lo que es capaz y una penetración de Demers ponían el 69-54. Ya no hubo vuelta atrás, el equipo se divertía y Bintaufa era una fiesta viendo a su equipo con 18 puntos de ventaja, 74-56. El Cantabria ya no tendría opción y Diego Alderete se encargaría de cerrar la fiesta desde el 6.75, una clausura de partido celebrado por todo lo alto por equipo y afición.

Estadística Oficial del Partido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *