Compartir

El Hestia Menorca dio un golpe sobre la mesa asaltando el Paco Paz para llevarse el séptimo triunfo de la temporada, 61-66, tercero consecutivo, que le sirve para tener un colchón de dos triunfos con la zona del descenso.

La victoria tuvo varias claves, la primera su defensa de manual, que maniató a un Ourense que vio como varias de sus opciones ofensivas se diluían. A ello se le unió el hacerse fuerte en la pintura, suyo fue el rebote 37 por 30 de los gallegos.

El equipo de Javi Zamora llegó a dominar el electrónico por hasta 18 puntos, pero en el cuarto final el Ourense apretó y amenazó con darle la vuelta al marcador, pero los menorquines supieron mantener la calma para aguantar las embestidas locales.

Mención especial merece Tom Digbeu, se destapó en el Paco Paz anotando hasta 26 puntos siendo la clara referencia menorquina en ataque. Buenos números también de jugadores como Oliver Stevic, 8 puntos y 11 rebotes, Víctor Arteaga, 8 puntos y 9 rebotes, y Clevin Hannah, 9 puntos y 5 asistencias.

Digbeu se convirtió en el protagonista de los minutos iniciales del partido, suyos fueron los 9 primeros puntos del partido manteniendo el marcador en un constante intercambio de mínimas ventajas en un período de máxima igualdad. Un 6-0 en el tramo final permitió al Ourense cerrar el primer acto con ventaja, 16-13.

La mejor versión menorquina apareció en el segundo parcial, una defensa de manual lanzó a los de Javi Zamora.Un 2-9 de salida le devolvía el gobierno del electrónico, 18-22. Un triple local cortaba la racha, pero el Hestia Menorca continuaba con su trabajo serio, muy serio en defensa, que le permitía abrir hueco dejando a los gallegos en 8 puntos en este período y llegando al descanso con un esperanzador 24-32.

La reacción local no llegaba tras el descanso, más bien al contrario, el Hestia Menorca se sentía cómodo sobre la pista, se mantenía fiel a su estilo y un gran Digbeu echaba el resto, 29-47 a 3 minutos de entrar en el período final al que se llegó con un 35-49.

Quedaba aún mucho partido y la buena dinámica con la que llegaba el Ourense no daba lugar a la relajación. Y quedó demostrado, los 6 últimos minutos fueron de auténtico sufrimiento, los locales se fueron a por la remontada, un triple de Kacinas, hasta ese momento desaparecido, y dos puntos de un gran Turner ponían un incierto 52-55 con 2 minutos por jugar. Hannah dio aire desde el tiro libre, 4 consecutivos, y Digbeu daban aire al equipo, 53-61 para afrontar un último minuto en el que el Hestia Menorca tendría el suficiente aplomo y serenidad para llevarse el séptimo triunfo de la temporada que confirma su gran momento.

Ficha Técnica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *