Mahón se prepara para una XVIII Copa del Rey de Barcos de Época Repsol espectacular

Hallowe’en (William Fife, 1926) competirá en la clase de Big Boats con los veleros de mayor eslora (Foto Nico Martínez)
Compartir

La regata organizada por el Club Marítimo de Mahón reunirá a más de medio centenar de embarcaciones de 13 países

El regreso de los veleros de gran eslora y la presencia de barcos centenarios sitúan a la cita menorquina entre las mejores del mundo

La Copa del Rey de Barcos de Época Repsol, organizada por el Club Marítimo de Mahón, se prepara para una de las ediciones más espectaculares de sus 18 años de historia. Una flota formada por 53 embarcaciones de 13 países se reunirá del 24 al 28 de agosto en el puerto de Mahón para tomar parte en la regata de vela vintage más importante de España y una de las cinco integrantes del exclusivo circuito The Mediterranean Champions Cup, además de prueba puntuable del Trofeo Mare Nostrum-Copa de España de Vela Clásica.

La cita menorquina recupera el esplendor de sus mejores tiempos no sólo por la cantidad de embarcaciones inscritas; también por la “gran calidad” de todas ellas. “Regresan los Big Boats, después de varios años ausentes, y nos visitan por primera vez varias importantes joyas del patrimonio naval”, explica Antonio Hernández, presidente del Club Marítimo de Mahón, convencido del éxito deportivo y de la repercusión social de la edición de este año. “La Copa del Rey de Barcos de Época es un acontecimiento estratégico para la ciudad, especialmente en ocasiones como esta, en la que superaremos el medio centenar de inscritos. Nuestro club realiza un gran esfuerzo a todos los niveles para que esto sea posible”, recalca. 

En efecto, vuelven a Mahón algunos barcos que ya habían dejado su impronta en las aguas de Menorca y se estrenan otros que nunca antes habían lucido sus maderas y sus velas en la Copa del Rey Repsol.

En el primer grupo destaca la Mariette, la imponente goleta áurica de 38 metros que Nathael Herreshoff diseñó en 1915, patroneada por Charlie Wroe. Otros ilustres ‘repetidores’ serán el americano Spartan (Herreshoff, 1913), el irlandés Hallowe’en (Fife, 1929), el italiano La Spina (Baglieto, 1929), el So Fong (Sparkman & Stephens, 1937) o el británico Chinook (Herreshoff, 1916). 

Entre las novedades de la XVIII Copa del Rey Repsol llaman la atención el francés Sumurun, de 28 metros, un diseño de William Fife de 1914 aparejado actualmente como ketch bermudiano; el británico Viveka (Frank Paine, 1930), de 25 metros; el italiano Scud, un cutter con aparejo de cangreja de Herreshoff botado en 1903, propiedad del empresario Patrizio Bertelli y que contará con el pentamedallista olímpico Torben Grael a la caña, o el español Grayling, del armador José Rafael Carrió, una obra del arquitecto naval J.F. Clyne que, con 122 años, será la unidad más antigua de la flota reunida en Mahón.

Nacho Marra, director de la regata, explica que la competición se dividirá en cinco categorías, dependiendo de las características y el año de botadura de las embarcaciones. Las cuatro de mayor eslora se agruparán en la clase Big Boats. Los barcos botados antes de 1950 se distribuirán en las clases Época Cangreja (vela trapezoidal) y Época Bermudiana (vela triangular), mientras que los veleros cuya construcción se comprenda entre 1950 y 1976 competirán en el grupo de Clásicos. Por último, los veleros que no reúnen ninguna de las características anteriores, han sido objeto de alguna modificación respecto al original o utilizan materiales modernos se medirán en la clase Espíritu de Tradición.

La Copa del Rey Repsol arrancará el 24 de agosto con la apertura de la oficina de regatas y el registro de embarcaciones. Al día siguiente, a las 12.30 horas, tendrá lugar la presentación a los medios de comunicación. A las 19.00 horas del día 25 está programada la reunión de patrones. La competición comenzará el viernes, día 26, al mediodía y se prolongará, a razón de una prueba por jornada, hasta el 28. Como viene siendo tradicional, la línea de llegada se situará en el interior del puerto natural de Mahón siempre que las condiciones meteorológicas y el tráfico marítimo lo permitan.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*