Una etapa reina en belleza

Compartir

Una etapa reina en belleza

La Volta a Menorca en BTT cumple una jornada muy dura y espectacular en la zona de Ponent

Un momento de la etapa (Fotos: Nolo Rosselló)
Un momento de la etapa (Fotos: Nolo Rosselló)
Despúes de terminar la etapa de ayer en el Llevant de la Isla pasadas las 12 de la noche, los bikers de la 14a Volta Menorca BTT a las 9:30 horas ya se encontraban en la plaça des Born de Ciutadella preparados para la etapa reina. Una jornada muy completa (64 km) que se preveía especialmente dura (máximo desnivel acumulado de 975 m) por su paso por la zona más difícil del Camí de Cavalls con el paso del tramo que nunca había hecho la Volta en sus anteriores 13 ediciones, y  que és el tramo que va  de la remota playa de Cala’n Calderer hastalo los Alocs. Encabezaban la salida los jóvenes menores de 15 años con sus dos niveles (de 7 a 12 y de 12 a 15 años). Si la etapa ha sido la delicia para los más jovenes, la predicción de la bajada al infierno de Mordor de ha cumplido para los adultos, especialmente entre los menos preparados y los biker no menorquines que no conocían a donde se metían.
Otro momento de la jornada.

El calor, aunque no muy acuciante, entraba en el cuerpo de los bikers más tocados a partir ya de Sant Antoni de Ruma y especialmente desde Cala Barril. Muchos calambres, y quejas de una etapa tal vez demasiado dura, porque “reconozcámoslo ha sido la etapa más exigente físicamente de todas las ediciones y eso que el tiempo acompañaba” comentaba Manel Mascaró presidente de la Penya.

La primera parte de la etpapa era muy rodadora: Salida des Born cap el camí vell hasta la  bajada al barranco de Algendar y tomando el precioso Camino real que cuidan como un pequeño tesoro un conjunto de voluntarios de Ferrerías de diferentes asociaciones (escoltes cruz roja, club de jubilados, etc.). Saliendo de Ferrerías los bikers se dirigieron hacia Son Patrici y de allí hasta San Antoni de Ruma con la pendiente más pronunciada de la isla. Por suerte terminaba con el avitullamento líquido de San Antonio de Ruma para luego dirigirse hacia el camí de tramontana hasta Binimel·là.

La segunda parte venía marcada por la parte más espectacular del CDV del norte, con las playas de Pregonda, Cala Barril donde hay una subida muy pronunciada que hacían imprescindible bajar de las BTT para cargar a bici y disfrutar de las impresionantes vistas que hay.

Así que de las inhóspitas playas de Cala Barril hasta Cala’n Calderer el terreno era muy poco ciclable, los deportistas menorquines lo llaman Mordor (el tramo que va de Cala Barril hasta els Alocs) por el infierno en esfuerzo que supone trazar esta ruta, pero que se compensaba con este paisaje menorquín tan espectacular sobretodo por las vista al divisar en el horizonte la punta de Cavalleria (al principio de Mordor) y el Pla de Mar (en a parte final).

Recordar que la BTT no es competitiva, no se trata tanto de correr como de disfrutar de este deporte y de la espléndida imagen que ofrece en su naturaleza la isla. Esta etapa pasaba sobre todo por buena parte de la Red Natura 2000 protegida por la Unión Europea y toda la señalización del recorrido iba recordando a los ciclistas las normas a seguir.

Un ciclista durante uno de los tramos.

Al pasar del merecidísimo y generoso avituallamiento dels Alocs empezada una tercera parte de la ruta mucho más ciclable, pero donde han abandonado muchísimos bikers que se han perdido el paso por el Pilar y luego también técnica al pasar por el Pla de Mar dónde  los bikers estrenaban una pronunciada pendiente acabada per arreglar en el Camí del Cavalls por el Cime. El recorrido seguía por los preciosos encinares y pinares del Vall (Algairarens) por sa Font de Sa Teula. Y es que pasar por la Vall siempre es un gran atractivo visual especialmente para los bikers venidos de fuera. La guinda final del recorrido era la llegada a la Plaça del Born, bajando primero por es Pla de Sant Joan des de la plaza Penyals e ir por el puerto en contradirección teniendo que subir la dura cuesta de Baixamar.

Ciclistas durante la jornada.

No hay que olvidar la etapa de promoción con sus dos niveles diferenciados. Los más pequeños que recorrían 30 km repitiendo la ruta hasta el Barranc para desviarse de la ruta de los adultos por el precioso lloc de Son Billoquet y hasta el avituallamiento dels Alocs donde terminabam.

Mucho más exigente era la promoción de 12 a 15 años y con un kilometraje parecido a la de la oficial de la Volta (58km) aunque mucho menos dura y preciosa al mismo tiempo. Después de Son Billoquet  añadían el Cami Reial y el encinar de Biniatrum, para luego subir por la montaña Sant Àgueda hasta el avituallamineto dels Alocs donde se juntaban para volver con los demás participantes de la Volta.

Fuente: Volta a Menorca BTT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *