¡¡¡Salvados!!!

Compartir

LEB Plata – Grupo A2

¡¡¡Salvados!!!

El Menorca seguirá, por segunda temporada consecutiva, en la LEB Plata, tras derrotar al Óbila

Foto: Jaume Fiol

Salvados. Objetivo cumplido, el Básquet Menorca será, por segundo año consecutivo, equipo de LEB Plata, tras derrotar a un incómodo rival como fue el Ávila Auténtica, 69-65, culminando así una gran segunda fase de competición.

Tuvo que sufrir, y mucho, fue un partido tosco y trabado en muchas fases, al que se tuvo que adaptar el equipo menorquín. El partido no se decantó hasta principios del último cuarto, en el que el Hestia Menorca logró superar los 10 puntos de ventaja.

Pack y Matalí fueron los mejores jugadores de los menorquines, con 17 puntos, el exterior y 11 rebotes el jugador catalán,  en un partido en el que también fueron decisivos jugadores como Méndez, con triples en momentos decisivos, Orfila y Jiménez. Por parte visitante, Mulero fue el máximo anotador, con 16 puntos, de un equipo que plantó cara y puso en apuros la victoria menorquina en los minutos finales, rebajando hasta a tres puntos una ventaja que era de 13.

Atascados

Foto: Jaume Fiol

Fue un primer período dominado por las defensas, y en el que el triple por bando inicia, Ortiz y Méndez, fue un simple espejismo, ante los errores por ambos bandos. De este atasco salia beneficiado el Óbila, que dominaba, 3-6, para llegar al ecuador del período con un exiguo 5-6.

Un clásico mate de Okeke daba la primera ventaja al Hestia Menorca, a 3’23 de finalizar el acto, entrando a pista Miso y Orfila para desatascar el ataque local. La pintura menorquina empezaba a producir pero el Ávila se mantenía por delante, gracias a dos triples, 11-12. El período llegaba a su fin con 2 puntos de renta, 14-12, tras un triple de Pitu Jiménez.

Juego a rachas

Foto: Jaume Fiol

El guión, al menos de inicio, no cambió, con un Menorca sufriendo en ataque y manteniéndose gracias a su buen trabajo defensivo. Había que adaptarse a las condiciones y, pese a las dificultades que se planteaban, el equipo de Pagès empezaba a dar síntomas de coger el dominio del partido. Jan Orfila, con un triple y una canasta de dos, y Poyatos, finalizando una transición, obligaban a Sergio Jiménez a pedir tiempo muerto, con un 23-18 en el marcador. 

Los de Ávila no se venían a bajo, respondiendo a los puntos de Pack, manteniéndose muy vivos, 28-24 a 3 minutos del descanso. Pack, otra vez él, rompía con un 2+1 cuatro ataques seguidos de sequía anotadora, elevando la distancia hasta los 7 puntos. Pero el Menorca funcionaba, ofensivamente hablando, a rachas, y el equipo visitante se aprovechaba de ello para llegar al descanso con solo 2 puntos de desventaja, 32-30.

Incómodo Óbila

Foto: Jaume Fiol

Matalí abría el tercer acto desde el 6’75 pero no era un signo de que el partido cambiase excesivamente de guión, ya que la falta de acierto por ambos bandos continuaba, conservando la igualdad en el marcador, 35-32 con 3 minutos jugados. Álvarez, con un 2+1 establecía el empate a 35 y se llegaba a la mitad del período con un 39-37 presidiendo el marcador.

El Básquet Menorca no lograba encontrar la comodidad en ataque que le permitiera coger una renta que le diera tranquilidad, ante un incómodo Óbila. Esa tranquilidad parecía llegar tras un triple de Méndez, una finalización de Matalí y una elevación en las prestaciones defensivas, que le devolvían 6 puntos de ventaja. Pero los visitantes no se rendían, dejando la resolución del partido para el último período, 48-42.

La permanencia en el bolsillo

Foto: Jaume Fiol

La máxima ventaja menorquina llegaba tras 5 puntos consecutivos de Méndez, 53-42 y Pack la elevaba hasta los 12, con un nuevo triple, era el momento de intentar consolidar la ventaja, para tener un final de partido lo más plácido posible. Dos mates consecutivos de Okeke encarrilaban la permanencia a poco más de 5 minutos del final, +15 para el Básquet Menorca y con el Pavelló Menorca elevando los decibelios, en lo que estaban siendo los mejores minutos locales.

El Menorca entró en los 5 minutos finales conservando 13 puntos de ventaja que fueron suficientes, pese a los intentos del Óbila, que se llegó a amenazar seriamente la victoria menorquina, poniéndose a 3 puntos a 45 segundos del final y dándole un toque de suspense a la merecida permanencia. Cuatro tiros libres de Pack fueron la sentencia y la certificación a una gran temporada. Al finalizar el partido fiesta por todo lo alto y ovación de gala al equipo.

Incidencias

Pese a ser la festividad de Pascua de Resurrección, mil ochocientas personas llenaron las gradas del Pavelló Menorca. El Básquet Menorca homenajeó al CD Alcázar de la categoría Junior femenino, que se proclamó campeón de Baleares recientemente.

Ficha técnica

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *