El Menorca establece velocidad de crucero hacia la permanencia

Foto: Jaume Fiol
Compartir

LEB Plata – Grupo A2

El Menorca establece velocidad de crucero hacia la permanencia

De un sobresaliente nivel colectivo, destacaron un enorme Andreu Matalí  y Richaud Pack

Foto: Jaume Fiol

El Básquet Menorca pone la directa, estableciendo una velocidad de crucero, que le encamina, irremediablemente hacia la permanencia, tras arroyar al Círculo Gijon, 92-74. El equipo realizó el mejor partido de la temporada y le valió para conseguir la tercera victoria consecutiva de la temporada, ante una grada entregada, con 2500 almas que disfrutaron, cantaron e iluminaron con sus móviles las gradas del Pavelló Menorca.

El Gijón aguantó 15 minutos, los que tardó el Menorca en controlar el juego interior y subir el listón defensivo. A mediados del segundo acto el partido se rompió, con un inmenso porcentaje desde el triple, 11/22, y en el tercer parcial rompió definitivamente el partido, que acabó siendo una fiesta menorquina.

Sería injusto no destacar el gran nivel colectivo del equipo, pero dentro de este gran nivel brillaron con luz propia Matalí, 26 puntos y 32 de valoración, y Pack, 23 puntos y 24 de valoración. Pero, como decíamos, todo el equipo rayó a un grandísimo nivel.

Matalí sostiene al Menorca

Foto: Jaume Fiol

La dupla Okeke-Matalí fue la propuesta interior de salida, para intentar parar el dominio interior del Gijón, que tras la canasta inicial de Matalí, que realizaría un gran cuarto, con 12 puntos, cogió la primera ventaja en el marcador, 2-6. Pero el equipo asturiano se mantenía en su línea, catapultado por el poderío de Osayand y Swift, capturando rebotes ofensivos, logrando mantener mínimas rentas. Dos triples consecutivos de Matalí y Méndez devolvían el mando a los menorquines, 12-10.

El Menorca encontraba sus espacios desde el triple, con otro de Matalí, tercero del equipo en apenas dos minutos. Pero el Gijón siempre daba la cara, con un gran Swift en este acto, dándose unos minutos de igualdad en el electrónico, 15-16 a 3 minutos de finalizar el acto. Los visitantes obligaron a Pagès a parar el partido, tras completar el Gijón, un 0-8 de parcial, con un Osayende  que se sentía cómodo en la pintura, y que le daba 5 puntos de ventaja. Tres transiciones consecutivas del Menorca, finalizadas por Pack  y Matalí, cortaban de raíz la racha asturiana, 21-20, con el que se cerró el período.

El Menorca se sacude el dominio

Foto: Jaume Fiol

El segundo cuarto lo abrió el Gijón, con 4 puntos consecutivos, desde dos transiciones con perfecta finalización y un Menorca errático en los primeros ataques que devolvían el dominio visitante, 21-26. Miso rompía la sequía menorquina con uno de sus clásicos triples y Pack, con un 2+1 volvía a dar 1 punto de ventaja, 27-26. Estaba siendo un toma y daca, con intercambios de ventajas, ahora tú, ahora yo, con un Gijón muy serio y manteniendo el dominio interior.

Pitu Jiménez intentaba dar calma y el equipo, pese a su sufrimiento en el rebote, sobrevivía, consiguiendo 4 puntos de ventaja, tras el segundo triple de Miso, 32-28. Pero el alero, a parte de anotar, asistía, a Matalí y Poyatos, que lograban mantener, a duras penas, la ventaja, fruto del buen partido de los interiores visitantes, 36-35. Jiménez, con un triple y finalizando un contraataque,  daba la máxima ventaja local, +8, en unos instantes que el equipo de Pagés parecía sacudirse el dominio interior visitante. Poyatos llevaba el partido al descanso con 10 de ventaja, 47-37, en los mejores minutos blancos hasta el momento.

El Menorca rompe el partido desde la defensa

Foto: Jaume Fiol

La salida tras el descanso fue una continuación del final del período anterior, con un Menorca crecido desde la defensa y con una diferencia que aumentaba a 17 puntos, tras un triple de un Matalí dueño del partido. El Gijón lograba estabilizar el partido, pero no reducir distancias, gracias al triple, y con un mate “made in Okeke” que obligaba a parar el partido, de nuevo, al técnico visitante, con 61-43 en el electrónico.

El nivel defensivo del Menorca había subido enormemente y eso había ayudado a rematar la faena del final del cuarto anterior, con un Gijón sufriendo sobremanera en ataque. El rebote ya era menorquín y el partido parecía que también, 65-45 a 3 minutos de finalizar el cuarto. El acierto exterior menorquín era también clave y desatascaba el juego cuando éste se embarullaba, dos triples de Pack fueron un claro ejemplo de ello, un gran Pack, por cierto, en este tramo. El equipo se divertía y lo hacía pasar en grande a una grada entregada, que veía el partido en el bolsillo al entrar en el último acto con 21 puntos de ventaja, 75-54.

Fiesta menorquina en Bintaufa

El último cuarto era una fiesta, con una grada entregada, disfrutando como pocas veces, manteniéndose la diferencia en torno a los 20 puntos. Pero no cabía relajación alguna para no recordar viejos fantasmas. Méndez con un triple, y Jiménez con una penetración no daban opción al Gijón de intentar sorprender al Menorca. Y a la fiesta del triple se sumó Quim Salvans, al que le añadió un 2+1, elevando la renta a +25 a 6’30 del final.

Y de ahí al final, una fiesta deportiva, musical y lumínica de 2500 almas entregadas a un equipo que roza la permanencia, tras arrollar al Gijón, 92-74.

Incidencias

Cerca de las dos mil quinientas personas disfrutaron del mejor partido de la temporada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*